Lourdes

Hoy, Lourdes se revela a quién sabe cómo conocerla, creyendo o no.

Lourdes, fuente de inspiración

Todo comenzó en 1858 cuando una joven llamada Bernadette confirmó haberse encontrado, en varias ocasiones, con la Virgen María en una cueva cerca del río. Desde entonces, millones de visitantes y peregrinos acuden de todo el mundo a esta pequeña ciudad, hoy en día famosa. Lourdes se desvela a todo aquel que quiera descubrirlo, creyente o no. Lourdes atrae por su proximidad con los famosos puntos pirenaicos: el Pic du Midi de Bigorre, el Parque Nacional de los Pirineos, el Circo de Gavarnie… Pero sobre todo, los lugares emblemáticos de la ciudad que contribuyen a su esplendor: el Santuario, el castillo, el Pic du Jer y el lago con toques espirituales, históricos, panorámicos y bucólicos de la ciudad… Todo ello es una invitación para descubrir y evadirse.

El Santuario y la procesión de las antorchas

El Santuario de Nuestra Señora de Lourdes, abierto todo el año, acoge a millones de peregrinos y visitantes procedentes de todo el mundo. Todas las noches a las 21:00 h, de abril a finales de octubre, los peregrinos y visitantes se reúnen en una comitiva, con antorchas en la mano, en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes... La multitud está unida, con una atmósfera alegre y una intensa energía.

El castillo y su Museo Pirenaico

El castillo, construido en un pico rocoso, está clasificado como Monumento Histórico y domina la ciudad mariana. Herencia de un pasado medieval marcado por la huella legendaria de Carlomagno, acoge en su centro el Museo Pirenaico dedicado a las artes y tradiciones populares, además de un jardín botánico.

El Pic du Jer

Entre las montañas cercanas más destacadas, en Lourdes domina el Pic du Jer. Su funicular permite descubrir unas vistas de la región de Lourdes y las cimas pirenaicas. En Lourdes, ¡los ciclistas de BTT no se quedan atrás! El Pic du Jer, lugar que acoge competiciones internacionales de BTT, ofrece tres pistas de diferentes niveles.

El lago y sus actividades

A dos minutos del centro, en el corazón de una naturaleza protegida, se extiende el lago de Lourdes, una fuente de tranquilidad, pero también de actividades al aire libre, como el paseo, la BTT, la pesca o el paddle-board. En los meses de julio y agosto, el lago de Lourdes se convierte en una playa. El baño, con acceso gratuito, es seguro y cuenta con un puesto de vigilancia para los nadadores. En la vertiente sur del lago de Lourdes, los golfistas podrán disfrutar de un entorno mágico, en medio de un bosque de árboles resinosos, para golpear la bola.