Artouste

El tren de Artouste

¿Quién no ha soñado nunca con pasar un día visitando los Pirineos desde un tren? ¡En Artouste es posible! El tren de Artouste, una verdadera invitación para viajar, ofrece unas grandiosas vistas mientras estás cómodamente instalado. A lo largo de todo el recorrido para llegar al lago y a la presa de Artouste, se descubre el mítico Pic du Midi d’Ossau y las cimas de los alrededores, además de una rica flora endémica.  >> La excursión a bordo del tren de Artouste: viajarás a bordo de un tren sobre raíles para dejarte llevar por un entorno de sorprendentes paisajes, con vistas infinitas sobre las altas cimas, entre ellas, el famoso Pic du Midi d’Ossau. Este paseo original y accesible para todos permite descubrir sin esfuerzo la fauna y la flora de una manera original y espectacular. A lo largo de la vía férrea, las protagonistas son las numerosas marmotas que posan en un decorado repleto de color. Al levantar la vista podrás admirar el vuelo de las rapaces de los Pirineos. Los rebecos son más discretos pero ¡qué alegría cruzarse con uno! Al final de este pintoresco paseo te espera el azul del lago de Artouste, una pausa con encanto en el corazón del Pirineo Bearnés. Hay que contar 2 h 40 de excursión con el billete descubrimiento.

El circuito del Tren de Artouste

Para disfrutar del mejor paseo en tren de la región, empezarás con un paseo en telecabina. Con salida desde el lago de Fabrèges a 1250 metros de altitud, te conducirá hasta la estación de salida del Tren de Artouste a unos 1950 metros. Unas magníficas vistas del Valle de Ossau, el lago de Fabrèges y por último, el Pic du Midi d’Ossau. Cuando te canses de estos paisajes que cortan la respiración, podrás subir a bordo del tren de Artouste para comenzar la excursión. En un entorno tranquilo, en la ladera de la montaña, disfrutarás de 59 minutos de trayecto para admirar las vistas del valle de Soussouéou y del lago de Artouste.

El lago de Artouste, punto de partida de numerosas rutas de senderismo

Al llegar a la estación de Sagette, tras un cuarto de hora de marcha, apareceréis en el lago de Artouste y su impresionante presa. Los amantes del senderismo podrán partir al asalto de la montaña hasta al refugio de Arrémoulit, y los más deportistas, hasta el Pic du Lurien. Cansado de tanto esfuerzo, podrás subir a bordo del tren de Artouste para realizar el camino de vuelta.

>> Un poco de historia…
El tren de Artouste, creado para el transporte de los hombres y de los materiales necesarios para la construcción de la presa en 1921, empezó a explotarse con fines turísticos a partir de 1932. A finales de 1960, el lugar reforzó su atractivo turístico con la creación de una estación de esquí. Desde entonces, el tren sube a los visitantes por las pendientes de esquí en invierno, y por los senderos en verano.